Si ves monedas que han dejado en lápidas, no las recojas

Los homenajes a los seres queridos que hemos perdido están por todo los cementerios. Ramos de flores y elementos de valor sentimental. En las mismas lápidas, hay testimonios escritos de las vidas de los fallecidos. Pero la próxima vez que te encuentres en un cementerio, fíjate si un objeto brillante llama tu atención. A medida que te acerques, probablemente notarás que se trata de una moneda. Está ahí por una razón que te emocionará.

Entonces, ¿dónde puedes encontrar estas monedas en las lápidas? ¿Son fáciles de ver? Pues en la mayoría de los casos, el dinero se coloca encima de las lápidas. Y aunque esto puede parecer raro, en realidad es una práctica bastante extendida que se lleva a cabo en muchos cementerios en Estados Unidos. Pero eso no es todo.

Si miras de cerca esas lápidas, es probable que veas una variedad de monedas de diferente valor. Por ejemplo, te podrás encontrar una variedad de centavos descansando en el borde de la lápida. Parece bastante aleatorio, ¿verdad? Es casi como si alguien acabara de vaciar sus bolsillos.

Pero, en realidad, no se trata de algo aleatorio. Las diferentes monedas tienen significados muy particulares para quienes las dejan en el cementerio. Y cuando sepas un poco más sobre el significado de esta tradición, probablemente nunca volverás a ver una moneda de la misma manera.

Y es que las monedas, naturalmente, no son las únicas cosas que verás en un cementerio. Mientras paseas, seguramente notarás otros objetos alrededor de las lápidas. Y aunque a primera vista pueden parecer meras decoraciones, que brindan quizás algo de consuelo a los que sufren por el ser querido, no siempre es el caso.

ADVERTISEMENT

Entonces, ¿qué significa todo esto? Bueno, comencemos con el recuerdo más tradicional que queda junto a las lápidas. Nos referimos a las flores, por supuesto. Las flores son una hermosa manera de honrar a un ser querido y también pueden servir para alegrar una historia. Pero, ¿qué impulsó esta práctica? ¿Cuándo tuvo lugar?

Pues bien, esa tradición se remonta a la antigüedad, cuando el pueblo de Grecia buscaba honrar a sus soldados muertos. En una costumbre conocida como “zoai” donde se colocaban flores alrededor de una tumba y los que perdieron al ser querido la vigilaban.

ADVERTISEMENT

Fue esencialmente un acto de espera a partir de ese momento. Si las plantas se abrían y florecían en el lugar del entierro, se pensaba que el espíritu de la persona había alcanzado algún tipo de satisfacción en la otra vida. No es tan simple como dejar una moneda en una lápida, pero los griegos parecían jurar por ella.

De todos modos, los romanos también adoptaron la tradición, aunque su significado era un poco diferente. En lugar de usar flores como una señal espiritual, estos pueblos antiguos las vieron como regalos con los que podían apaciguar a sus seres queridos fallecidos. ¿Por qué? Pues bien, eran de la opinión de que las almas humanas permanecían cerca de sus lugares de entierro después de la muerte.

ADVERTISEMENT

Así que se dejaban flores y otros recuerdos en el lugar. Y las flores pueden haber jugado un papel adicional, aunque bastante menos agradable, ya que hacía que el aire oliese un poco mejor durante el proceso de descomposición. ¡Qué asco! Pero hay algo más que deberíamos contarte. Hay evidencias de que quizás la colocación de flores se remonta incluso antes que la época griega y romana.

Sí, en 2010 se hizo un descubrimiento que sugería que los españoles habían estado colocando flores en las tumbas desde el Paleolítico superior. ¡Guauu! El polen conservado se encontró en el interior de una cripta dentro de la Cueva de El Mirón, ubicada en Cantabria. Y se descubrió que estos restos botánicos tenían al menos 16.000 años. No, no es un error.

ADVERTISEMENT

¿Qué importancia tiene esto? Pues bien, nos lo puede decir un investigador de la Universidad del País Vasco, María José Iriarte-Chiapusso, quien sabe lo que hace en la disciplina de la paleobotánica. Y junto con los compañeros investigadores Álvaro Arrizabalaga y Gloria Cuenca-Bescós, ha escrito un artículo académico sobre este hallazgo.

Iriarte-Chiapusso dijo de las personas que alguna vez existieron en esa parte de España: “Pusieron flores enteras en la tumba. Pero no ha sido posible decir si el objetivo de la colocación de plantas era una ofrenda ritual para el difunto o para un propósito más simple, como, por ejemplo, evitar el mal olor asociado con el entierro”.

ADVERTISEMENT

Iriarte-Chiapusso y sus colegas también pudieron identificar el color de la flora. Agregó: “Con sus flores pequeñas, generalmente blancas o amarillentas, no las consideraríamos plantas con colores de hoy”. Pero incluso si la vegetación no era la más bonita del mundo, sigue siendo impresionante que podamos saber tanto sobre una práctica de hace miles de años.

Es justo decir que la costumbre existe desde hace mucho tiempo. Pero, curiosamente, aparentemente no comenzó a tomar forma en Estados Unidos hasta después del fin de la Guerra Civil. Eso es según el experto en historia Jay Winik, quien ha afirmado que la muerte de Abraham Lincoln fue el punto de inicio.

ADVERTISEMENT

Winik escribió: “Buscando alguna manera de expresar su dolor [por Lincoln], innumerables estadounidenses se inclinaron por los ramos de flores. Lilas, rosas y azahar, cualquier cosa que fuera una flor en la tierra. Así nació una nueva tradición: poner flores en un funeral”.

A partir de entonces, nació el Día de la Decoración en 1868, aunque es mejor que lo conozcas como el Día de los Caídos. Pero las flores no solo adornan las lápidas de aquellos que han muerto sirviendo a su país. También se encuentran en los lugares de entierro de otras personas. Como dijo Winik, se convirtió en una tradición.

ADVERTISEMENT

Pero, ¿la elección de flores significa algo? Sí, de manera similar a las monedas colocadas en las lápidas, las diferentes variedades de flores tienen un mensaje propio. Por lo tanto, es posible que desees ser un poco más consciente de los ramos de flores que elijas antes de ir al cementerio.

Las camelias, por ejemplo, denotan afecto hacia el difunto. Al parecer, ese también es el caso de los claveles y las rosas rojas. Los narcisos, por otro lado, transmiten “renacimiento y esperanza”, según un artículo de 2019 de la revista Southern Living. Y esto tiene sentido si recuerdas que estas flores amarillas suelen aparecer en primavera.

ADVERTISEMENT

Sin embargo, no solo encontrarás flores alrededor de las tumbas. Es muy probable que también veas algunas en las piedras. Pero, ¿hay una razón para su presencia más allá de la mera decoración? Por supuesto.

Y esta práctica, de nuevo, tiene sus raíces en la antigüedad. En el pasado, las piedras se usaban para proteger los cadáveres de cualquier animal. También sirvieron como proto-lápidas, señalando dónde se había enterrado a ciertas personas. Esto generalmente se conoce como mojones de entierro.

ADVERTISEMENT

Entonces, ¿por qué siguen apareciendo piedras? En pocas palabras, algunas personas quieren mantener la rutina que empleaban sus antepasados para honrar a los fallecidos. Y cada guijarro que queda en una parcela aparentemente representa a un solo individuo que ha ido a rendirle homenaje. Eso puede explicar por qué ciertas lápidas están llenas de pequeñas rocas. Incluso en la muerte, estas personas siguen siendo populares.

A estas alturas, probablemente te preguntes una cosa: ¿qué pasa con todas estas piedras? Bueno, se sabe que los custodios del cementerio limpian las piedras de las lápidas después de un tiempo, aunque en realidad no las tiran. En cambio, las piedras se dejan caer cerca de sus respectivas tumbas.

ADVERTISEMENT

Y los ramos de flores, obviamente, comienzan a marchitarse después de un tiempo, algo que no se puede evitar. Cuando eso sucede, los custodios tienen que deshacerse de ellos. Sin embargo, cualquier flor plantada en una tumba puede ser mantenida por la persona que la puso.

¿Y qué pasa con las monedas? ¿Se quitan en algún momento? Bueno, a menos que le hayan dicho lo contrario, ten en cuenta esto para futuras visitas al cementerio. En pocas palabras: nunca toques las monedas. Esos centavos son importantes tanto para el difunto como para la persona que los colocó en la lápida.

ADVERTISEMENT

¿Por qué? Las monedas generalmente se colocan en las lápidas de aquellos que fueron parte del ejército de los EE. UU. Se considera una forma de conmemorar la vida de un militar caído. Además, como mencionamos anteriormente, el valor de la moneda tiene su mensaje que solo es descifrado por aquellos que lo saben.

Un centavo indica que alguien ajeno al ejército ha venido a presentar sus respetos al soldado. Es solo una manera de informar a sus seres queridos que una persona ajena pasó por allí. Sin embargo, a medida que aumenta el valor monetario, los significados se vuelven mucho más personales.

ADVERTISEMENT

Por ejemplo, si dejas una moneda de cinco centavos en la lápida, eso indica que fue al campo de entrenamiento con el difunto. La conexión se vuelve aún más estrecha con una moneda de diez centavos, ya que eso significa que estabas en el mismo regimiento. Pero el cuarto de dólar tiene sin duda el significado más conmovedor de todos.

Si dejas esa moneda en el cementerio, significa que estabas presente cuando el soldado perdió la vida. Solo podemos imaginar lo emocionado que podría ponerse un familiar al ver una moneda de veinticinco centavos en la tumba. Ahora que sabes por qué se dejan las monedas allí, es posible que sientas curiosidad por saber cómo comenzó la tradición.

ADVERTISEMENT

¿La verdad? No estamos seguros, pero sigue prevaleciendo una teoría. Aparentemente, la costumbre comenzó en Estados Unidos durante la guerra de Vietnam. Para que no lo olvidemos, más de 58.000 soldados estadounidenses murieron en el transcurso de ese conflicto de 11 años.

Y esa guerra, como sabemos, provocó muchas protestas durante los años sesenta y setenta. Fue en gran parte un conflicto impopular, incluso entre algunos de los que habían servido. Si querías hablar sobre un caído, existía la posibilidad de que las cosas tomaran un giro no deseado. Según un artículo de 2015 del Wadena Pioneer Journal, ahí es donde comenzó la tradición de las monedas.

ADVERTISEMENT

El gesto de agregar una moneda de cinco centavos, diez centavos o veinticinco centavos a la tumba actuó como una forma de recordar a los muertos sin la posibilidad de entrar en un debate. Pero el Wadena Pioneer Journal afirma que las monedas no surgieron simplemente por esa razón. En algunos casos, se dejaron como lo que la publicación llama un “pago inicial”.

El dinero era una forma de que los veteranos compraran bebidas para sus amigos fallecidos una vez fallecidos o, en otras palabras, cuando se reunieran en la otra vida. ¡Que adorable! Y aquí está la esperanza de que valga la pena esperar al bar de Dios. Aún así, hay algo más a tener en cuenta. La conexión entre las monedas y la muerte no solo surgió durante la Guerra de Vietnam.

ADVERTISEMENT

Los soldados romanos recibieron un honor similar cuando morían, según el Wadena Pioneer Journal. Vale la pena señalar que la práctica no era solo para hombres y mujeres militares caídos. Algunas familias han querido ponerlas en todos los lugares de enterramiento de sus seres más cercanos y queridos. Todo eso podría deberse a la mitología griega.

Si no te acuerdas de la lección del colegio, te la recordamos. Los antiguos griegos creían que Hades, el gobernante del inframundo, tenía un barquero llamado Caronte. Su trabajo era llevar los espíritus de los muertos al inframundo y, para llegar allí, viajó a lo largo del legendario río Estigia. Pero al igual que otros modos de transporte público, el viaje no era gratuito.

ADVERTISEMENT

Sí, Caronte necesitaba monedas de los fallecidos para darles el paso. Y en la antigüedad, el dinero requerido se ponía en los ojos de una persona muerta o en su boca. Sin el dinero en efectivo, el barquero rechazaría el espíritu y los dejaría varados en el río Estigia durante un siglo. ¡Ay!

Dadas las consecuencias, algunos no querían arriesgarse, por lo que dejaron monedas para sus seres queridos, por si acaso. Bastante interesante, ¿verdad? Y eso no es todo. El Wadena Pioneer Journal ha afirmado que una familia con el sobrenombre de “Black Donnellys” también ayudó a popularizar esta práctica.

ADVERTISEMENT

Este infame clan pasó por Ontario, Canadá, después de dejar Irlanda en el siglo XIX. Quizás no fue una sorpresa, entonces, que cinco de los Donnelly fueran asesinados en 1880. Una vez que estos miembros de la familia fueron enterrados, se dijo que debería arrojar una moneda en su tumba y pedir un deseo. Si hay que creer en la leyenda, su deseo también se cumplió.

Otras personas creían que pasaría lo mismo con sus parientes, lo que significa, por supuesto, que dejaron monedas para esperar lo mejor. Y aunque las razones detrás de la costumbre pueden haber cambiado en las décadas posteriores, todavía verás las monedas en las lápidas. Muchas de ellas también se colocan concretamente en un evento.

ADVERTISEMENT

De manera comprensible, es en el Día de los Caídos cuando muchas personas presentan sus respetos a los caídos agregando sus centavos a las lápidas. Y, con el tiempo, el guarda del cementerio recoge las monedas para cubrir los gastos de mantenimiento, desde cortar el césped hasta limpiar las lápidas. Este gesto hace mucho.

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT